27 abril 2011

Catando Juegos

Hace un año me dejaba llevar por los primeros aromas de un juego tras esa apertura de la botella lúdica, la primera partida, fundamentando mucho de mi opinión en ella. Actualmente prefiero agitar la copa y esperar a que el juego evolucione en ella para tratar de detectar entonces los olores ocultos, los matices que no se detectan hasta que el oxígeno de varias partidas ha hecho su labor y madurar entonces una opinión sin prisas que se acerque lo máximo posible a la realidad de mis gustos.

Cada vez estoy más convencido que una sola partida no puede ser mi vara para medir la calidad o decidir si un juego me gusta o no. Puede que sea inexperiencia, incapacidad o que cada vez soy más cauto a la hora de valorar una primera impresión. Hoy por hoy la conocida máxima "la primera impresión es la que cuenta" ha perdido fuerza en casi todos los aspectos de mi vida, incluidos los juegos de mesa.

La mayoría de las veces en esa partida inaugural de la que hablo las reglas se están asentando, veo por primera vez la mecánica en funcionamiento, las estrategias son difusas y no bien explotadas, mis movimientos torpes y sin objetivos a largo plazo -a veces ni a corto-. A todo eso se le añade que una primera partida se puede torcer por muchas razones, los jugadores pueden hacerla pesada, lenta, sin ritmo por la toma de contacto y no por ello el juego ha de ser así.  En definitiva, cada vez más, espero a una segunda partida, incluso una tercera, para valorar un juego con respecto a mis gustos. Además probar un juego a diferente número de jugadores o con grupos distintos puede cambiar por completo el resultado de la experiencia lúdica, otra razón más para no fiarme de mi primera impresión.

Estos días atrás he visto como un juego del que no tenía buena impresión tras una partida, ganó muchos enteros, mientras otro al que no le había detectado problemas descendió en mi escala personal. El primero no es que se haya convertido en mi juego favorito, ni mucho menos, simplemente ha mejorado, mientras el segundo no es que lo rechace por completo, sólo creo que para 5-6 jugadores esta roto en su diseño original. Amigo Konieczka, aquí no has estado fino; amigo Faidutti esta vez te felicito.


A que jugamos:

Nuestra última experiencia con SH: Death Angel fue de lo más frustrante y dio la sensación -tras esta tercera partida a seis- que el juego está roto a ese número de participantes. Hay algunos detalles en el diseño del propio juego y en la mecánica que creo no están preparadas realmente para jugar con los 6 equipos de marines. 

Primer problema: la formación de 12 marines en hilera es demasiado larga y con un alcance máximo fijo de 0 a 2 la mayoría de los marines se pasan los turnos esperando a que caigan sus compañeros para tener a tiro algún genestealer, claro que cuando llegan a estar a tiro es demasiado tarde y hay un enjambre de bichos imbatible frente a el. Alcances variables o una formación más pequeña serían posibles arreglos.

Segundo problema: la generación de bichos se sigue realizando en sólo 4 puntos de la formación -2 a izquierda y 2 a derecha- lo que no divide los enemigos en toda la hilera sino que los concentra en 4 puntos. Esto pasa igual en el juego a 4 jugadores, por ejemplo, con la gran diferencia que con 4 jugadores el tamaño de la formación es de 8 y no de 12. Encima como supuesta (y falsa) forma de incrementar la dificultad el juego a 6 genera muchos más enemigos, claro que en esos mismos 4 puntos así que se comen a los marines con papas.

Tercer problema: el juego es cooperativo y poner de acuerdo a 6 jugadores no es lo mismo que a 3 ó 4 así que el juego se alarga más de lo necesario con discusiones tácticas que luego se van al garete con una tirada de dado o con una carta de flanqueo. Otra cosa sería no hablar tanto pero entonces el juego estaría perdido de antemano porque ya digo que a 6 la dificultad es realmente alta. No es juego para 70 minutos y con seis se planta en eso fácil, demasiado tiempo de descontrol.

Lo único bueno de la partida a Death Angel fue que Carlos llevó, para enseñarnos, la tercera edición de Space Hulk cargadito de miniaturas muy chulas y pudimos usarlas junto a las cartas para ambientar como los bichos nos comían sin piedad incluso en aquellos momentos en los que la suerte vino de cara. Mi conclusión: Death Angel con un máximo de 4 jugadores, con más es una pérdida de tiempo. Os recuerdo que Abrimos la Caja de este juego aquí.

Y equilibró tal decepción que recuperé Ciudadelas de Bruno Faidutti al que sólo había jugado una partida a tres -hace como un año- que me había dejado un sabor de boca a juego lento y con poca gracia. Por ello me costaba mucho sacarlo de la estantería, gran error. Sin duda a 7 la cosa cambia por completo y el juego es muchísimo más divertido y con más puteo, que para mi es lo mismo.
Uno de los factores fundamentales a tener en cuenta para que Ciudadelas gane enteros cuando se juega con tantísima gente es que los jugadores no tarden demasiado en elegir su rol. Recuerdo que en este juego hay 8 roles iniciales  que dan diferentes beneficios o acciones extra -Asesino, Ladrón, Mago, Rey, Obispo, Mercader, Arquitecto y Condottiero- que los jugadores seleccionan al inicio de cada ronda de una mano de cartas de roles, eligen una y pasan el resto comenzando por el último jugador que fue Rey. Es ese compás, en el que un jugador elige mientras el resto espera, el que puede hacerse muy pesado si los jugadores se lo piensan demasiado. Afortunadamente el grupo jugó ligero y la partida se hizo muy divertida cambiando por completo la impresión que tenía de este juego. Verá más mesa con este grupo. Conclusión: ¿Ciudadelas a menos de 5?...mejor otra cosa.

Por último un equilibrado Hanabi playero, a tres jugadores, con una puntuación de 22 puntos al caer la tarde.

LudopÁticoS: Maskleto, Belén y Rober [21.04]
Jugamos a:
Hanabi (1 Partida)

LudopÁticoS: Maskleto, Ale, Dani, Carlos, Juanjo, Migue y Kiko [22.04]
Jugamos a:
Ciudadelas (1 Partida)

Space Hulk: Death Angels (1 Partida)





6 comentarios:

Dwellercoc dijo...

De acuerdo con tu artículo. El Death Space a 6 (al menos si esos 6 somos nosotros :)) no tiene gracia, una decisión errónea se paga muy cara.

Ciudadelas me sorprendió gratamente; muy sencillo, rápido de jugar y contra otras 6 mentes pensantes cualquier cosa puede suceder.

Se te olvida comentar la horita que estuvimos trasteando con las reglas de Dominant Species, que aunque no fuese partida nos dejó el "cacahuete" (osea, el cerebro) echando humo.

Maskleto dijo...

jajaja cierto lo del Dominant, no hay que tardar mucho en organizar esa partida porque se nos olvidarán las reglas :D

Estoy pensando un tuneo para el Death Angel, ahora a ver si encuentro con quien probarlo xD

Neiban dijo...

Buen artículo, sin embargo, soy de los opuestos en cuanto a eso de la 1ª partida. En la inmensa mayoría de casos, en la 1ª partida sé si el juego es de los que me gustan. Es más, con sólo leer las reglas ya sé de algunos que me los tengo que pillar si o si, y que dps triunfan.
Y es que catamos continuamente muchos juegos nuevos, y como uno no guste, no podemos permitirnos por tiempo darle otra oportunidad. En resumen, que precisamente porque un juego gusta en su debut, es por lo que ve mesa posteriormente.

fmoros dijo...

Me encanta la intro, como otras veces, pero hoy tengo tiempo de comentar.

Lo de darte unas partidas de tiempo para juzgar, te doy la razon. A veces cuanto mejor es el juego, puede que haya mas cosas que entender y eso lleve algunas partidas.

Ciudadelas es practicamente la unica opcion para 7, y una eleccion bastante acertada para 6 tambien. Precisamente jugamos por primera vez con mi grupo la semana pasada, eramos 6 y les gusto mucho, y eso que la primera partida para gente que nunca ha jugado a juegos, tiene que ser bastante abrumadora.
(A proposito, que en el articulo has escrito 7 personajes, aunque luego nombras los 8)
(Yo no puedo escribir acentos, lo siento)

Maskleto dijo...

Si Neiban, tienes razón, por las reglas ya se sabe mucho de un juego. El problema para mi es que si pasa ese corte y luego en mesa veo que no funciona a la primera no me fío mucho y prefiero insistir un poco antes de descartarlo :) El mismo Ciudadelas lo había sentenciado y casi no me atrevía a sacarlo a mesa tras una primera experiencia tan mala que tuve. Luego hay veces que ni con mucho probar se hace potable :D pero eso casi no pasa porque antes de comprar analizo bastante el juego, que la cosa está mu' malamente para andar despilfarrando.

Gracias fmoros. La verdad es que Ciudadelas a muchos, si se juega ligero, es un gran juego, con este grupo lo sacaré más. Corregido lo del número de personajes, gracias por el apunte ;).

Lethan dijo...

A mí el Ciudadelas es de esos que me dejó la misma sensación inicial que a tí Maskleto, pero que luego no mejoró; siempre se me hacía muy largo y peñazo para el juego que era.

Creo que sólo con un grupo de jugadores, que se jugaba muy rapidito, me llego a gustar algna partida.

Respecto a lo de las primeras partidas, yo soy de los que piensa que hay que dar segundas oportunidades; hay excepciones muy gordas en las que en una partida ves que el juego es una chufa tremenda, pero en la gran mayoría para mi gusto con una partida no es suficiente. Y no sólo eso, si no que si se puede jugar con varios grupos mejor.

Mi paradigma, Stone Age: con los jugones apenas gustó, con los no jugones encantó, y poco a poco es un juego que me gusta más y más :)

Saludos!

Publicar un comentario