09 agosto 2011

Tichu (Reseña)

De acuerdo, no a todo el mundo le convence la clasificación de juegos de la BGG, es más, no sólo a muchos no les hace gracia sino que la mayoría no sabemos cuales son los baremos y métodos que priman para situar un juego más arriba o más abajo. Es como la fórmula de la Coca Cola, un verdadero misterio. Aún así y guardando la distancia hay algo que me sorprendió de esta lista, entre los 100 primeros puestos sólo hay un juego de naipes (el 34 cuando escribo estas líneas), de esos con cuatro palos que van del as a la k, bueno en este caso del dos al as. Algo tendría Tichu si estaba por encima del póquer o el bridge, pensé, y me picó la curiosidad por averiguarlo.

Lo primero que hice fue leer sobre el origen del juego que según la trasera de la pequeña caja que lo contiene es jugado por millones de chinos en ese país con tantísima gente. Por lo que se ve Tichu es una variante del juego de naipes de origen chino Choi Dai Di, llamado a veces Poker Chino porque tuvo origen en ese país pero usa las bazas del póquer para puntuar, combinado con otro llamado Zheng Fen. Como digo ,el juego tiene claras reminiscencias del póquer en la baraja y en las combinaciones de cartas ganadoras, pero hasta ahí el parecido. Como ya os conté en este artículo mi pasión por el póquer es más bien limitada, así que teniendo en cuenta que Tichu me ha encantado y me parece un juego apasionante podéis sacar conclusiones vosotros mismos de su parecido.

Así que lo compré y descubrí los siguientes componentes: una baraja de 56 cartas, cuatro tarjetas de ayuda y un libro de instrucciones, todo en una caja de esas pequeñas como la del Saboteur, Toma 6, Coloretto, etc. Evidentemente, siendo un juego de cartas el contenido es muy limitado, tampoco hace falta más. Las cartas no son del tamaño de los naipes españoles o franceses estándar, son de tamaño eurogame y de bastante buena calidad para barajarlas. Alguno estará tentado de enfundarlas, no se yo si vale la pena teniendo en cuenta que el juego se puede conseguir por sólo 8,95€, un gran precio. Yo ya he jugado unas cuantas partidas con las cartas a pelo y no han sufrido desperfectos. Las instrucciones incluidas están bastante claras pero hay que leerlas un par de veces porque son muchos conceptos y detalles. La edición española del juego corre a cargo de Homoludicus y la traducción es impecable. Otra cosa son las cuatro tarjetas de ayuda que para mí son un verdadero galimatías y he preferido no usarlas ni en mis partidas ni para enseñar a jugar a otras personas. Por tratar de hacerlas independientes del idioma incluyen todo tipo de iconos y símbolos, a alguno les servirán, yo no las he sacado de la caja. 

courtesy of boardgamegeek.com
Pero bueno, tanto cuento chino y no he contado de que va el juego. Tichu mezcla varias mecánicas como la de bazas ascendentes y descarte. Es un juego por parejas para cuatro jugadores, con los miembros de las dos parejas sentados en orden alterno. Hay variantes para jugarlo tres y seis jugadores aunque los más puristas no quieren ni oír hablar de ello, Tichu se juega a 4 o no se juega y por mi experiencia estoy de acuerdo con los que piensan así. Esta es una de las grandes pegas que le encuentro al juego, ya que no saldrá a mesa tanto como quisiera por ser tan exigente con el número de participantes. Eso sí, como encuentres a otros tres jugadores que lo prueben y les guste estoy seguro que tienes partidas para rato porque el juego es muy adictivo. Aprender o enseñar a jugarlo no es difícil, otra cosa es dominarlo que creo requiere muchísimas partidas porque es un juego muy abierto y con diferentes estrategias.

La baraja tiene cuatro palos: pagodas, espadas, jade y estrellas, todo muy oriental y cada uno del dos al as, es decir, la carta que menos vale de un palo cualquiera es el dos y la más valiosa es el as. Lo de bazas ascendentes significa que si el jugador que comienza la mano juega una baza determinada el resto ha de jugar ese mismo tipo de baza pero de valor superior. Ah, se me olvidaba, las bazas permitidas son: una sola carta, una pareja, una sucesión de parejas consecutivas, un trio, un full y escalera de al menos cinco cartas. El objetivo del juego es, por una parte ser el primero en descartarte, y por otra ganar las manos con más puntos en mesa. Si eres el primero en descartarte te aseguras que los puntos ganados por tí y por tu compañero en las manos jugadas serán para tu equipo. Las únicas cartas que puntúan son los 5 (valen 5 puntos cada uno), los 10 y las K (ambos valen 10 puntos cada uno). Así, cuando tres de los cuatro jugadores se han descartado acaba la ronda, en ese momento el jugador que queda con cartas en la mano las da a uno de sus oponentes y además da las cartas que ha ganado en las distintas bazas al jugador que se descartó primero, sea de su equipo o no. Entonces se hace recuento y se ve cuantos puntos tiene cada equipo. La primera pareja que alcance los 1000 puntos gana.

En resumen, en cada ronda se reparten 14 cartas a cada jugador y se van jugando manos hasta que tres de los cuatro jugadores se descarten. La mano la comienza el jugador que ganó la anterior y pone sobre la mesa una de las bazas permitidas, entonces el siguiente jugador ha de jugar de esa misma baza una combinación de cartas superior o pasar y así sucesivamente hasta que los cuatro jugadores pasen. El que haya jugado la mayor baza gana la mano, se queda con todas las cartas jugadas y las sitúa frente a él como botín. Estas cartas serán las que puntúen al final de la mano, cuando tres se hayan descartado. Como dije una partida normal de Tichu es a 1000 puntos por lo que constará de un número indeterminado de rondas y una duración también indeterminada. Se pueden jugar partidas mas cortas si los jugadores establecen el final a menos puntos, pero ojo de no recortarlo mucho porque en Tichu pueden haber rondas de 200 o 300 puntos y pueden terminar prematuramente la partida sin dar posibilidad de recuperación al otro equipo.

courtesy of boardgamegeek.com

Si esto fuera todo pocas cosas diferenciarían a Tichu de otros juegos de cartas así que ahora os cuento qué hace a Tichu especial. Junto a las 52 cartas de las que hemos hablado, esas similares a la baraja de póquer, hay cuatro cartas especiales: el Perro, el Dragón, el Fenix y el Mah Jong. Os cuento un poco que hace cada una de ellas. El Mah Jong es el único uno natural del juego, se puede hacer una escalera con él en plan 1,2,3,4,5 (recordar que la escalera mínima es de 5 cartas) o jugarlo solo, además quien tenga esta carta será el jugador que empiece la ronda. El dragón es la carta individual de mayor valor, ha de jugarse sola pero gana a cualquier otra carta, vale 25 puntos, pero si ganas una mano con ella has de entregar el botín a uno de tus oponentes. El fénix es el comodín del juego y se puede usar también solo con un valor medio punto por encima de la última carta jugada, es decir es capaz de ganarle a un As, en contrapartida quien lo tenga al final de la partida en su botín obtendrá -25 puntos. Por último el perro, una carta curiosa que ha de jugarse al principio de la mano cuando te toca salir y sirve para pasar el turno a tu compañero de forma inmediata y que comience él la mano en tu lugar. Estas son las cuatro cartas especiales y le dan una salsita especial al juego, lo hacen diferente. Hay algunos detalles más para todas estas cartas que por no alargarme te invito a que los mires en el manual que enlazo más abajo.

Además para darle más gracia y otro aporte estratégico una vez se han repartido las cartas y antes de jugar la primera mano cada jugador ha de pasar una de las suyas a cada uno de sus oponentes y otra a su compañero. Esto lo hacen todos simultáneamente y tratan de debilitar las manos de la pareja opositora y de mejorar un poco la de su compañero. Otra cosa, el juego añade una mecánica muy curiosa llamada bomba que se forma con un póquer (cuatro cartas iguales) para la bomba pequeña y con una escalera de color de al menos 5 cartas (5 cartas del mismo palo) para la bomba grande (que gana a la pequeña) y son bazas que pueden ser jugadas en cualquier momento, no tiene por que ser tu turno y ganan cualquier baza que esté en mesa. Esto dota al juego de un factor sorpresa super interesante y con apasionantes giros a la partida.

Por último Tichu incluye un pequeño minijuego de apuestas dentro de sí mismo. Cuando se reparten al inicio las cartas, justo cuando recibes la octava, los jugadores miran sus manos y alguno puede apostar que será el primero en descartarse, a esto se le llama Gran Tichu, y ese jugador estará apostando 200 puntos del marcador de la pareja. También hay otra apuesta llamada Tichu que puedes hacer hasta antes de jugar tu primera carta y en la que te juegas 100 puntos a lo mismo, ser el primero en descartarse esa ronda. Estas apuestas de puntos hacen que sumes (la pareja) 100 o 200 puntos si ganas o restes esto mismo si pierdes, los oponentes no reciben puntos por ello.

Si quieres aprender las reglas de Tichu os dejo el enlace con las mismas en español:
http://www.boardgamegeek.com/filepage/22749/tichu_es-pdf

Si tenéis uno de los aparatejos de Apple hago saber que existe una aplicación oficial del juego Tichu para iPhone/iPad que a mi me ha servido muchísimo para afianzar conceptos, aprender bien las reglas y empezar a profundizar en las estrategias. No hay que olvidar que Tichu es un juego de cartas al uso, con sus reglas y cartas particulares, sí, pero con aires a otros juegos de este tipo. Si no te gustan los juegos de naipes te invito a que lo pruebes, igual suena la flauta, pero no encontrarás una experiencia muy diferente a otros juegos por parejas que se disfrutan en los bares y asociaciones del territorio nacional.

Si os soy sincero, a día de hoy, he jugado más partidas a Tichu en el iPhone/iPad contra oponentes y compañeros controlados por la IA que contra oponentes reales. Es lo que decía de encontrar a tres personas dispuestas a jugar, afortunadamente Tichu es un juego que puede entrar muy bien a la familia menos jugona ya que no deja de ser un juego de naipes con algunos añadidos especiales así que no todo está perdido, yo  mismo ya he viciado a mis padres y mi pareja así que creo que este verano voy a tener Tichu para rato.

Dificultad de aprendizaje: baja.

Me gusta y puede gustarte: adictivo, precio, por parejas, muchas estrategias, apto para no jugones, aplicación iPad/iPhone.

No me gusta o puede no gustarte: requiere exactamente 4 jugadores, juego de naipes tradicional.


6 comentarios:

Ludo Tecla dijo...

La verdad es que siempre que hemos intentado aprender, el juego nos ha podido.

La razón es que nuestros contrincantes sabían jugar mejor que nosotros y nos costaba bastante intentar estar a la altura. Era como jugar con nuestros padres y abuelos al dominó (quien tenga familia aficionada a este juego sabrá de qué hablamos). Juegues lo que juegues, está mal. U_U

Y, a lo que íbamos, una alternativa estupenda para cuando son menos de 4 jugadores es Haggis, de Sean Ross. A nosotros, este sí que nos ha calado. Vete tú a saber porqué.

Un abrazo.

Maskleto dijo...

Me imagino que es un gran problema si la diferencia de niveles es mucha, los que más saben como dices lo verán todo mal y perderán la paciencia. En nuestro caso estamos aprendiendo todos casi a la vez por lo que la diferencia de nivel es muy poca y todos metemos la pata al menos una vez por ronda xDDD.

Me apunto lo del Haggis, interesante, gracias por la recomendación :) 

Lethan dijo...

Pues mira un juego curioso gracias al cuál conocí en persona a Gixmo, en el albergue en Córdoba 2009. Estábamos por allí y no recuerdo como, acabamos enganchados al Tichu de 1 a 4 de la mañana o cosa así xD

Desde entonces no he vuelto a jugar, porque el hecho de ser un juego de cartas más tradicional suele tirar para atrás a mis amigos, y aparte al igual que a los compis de la Ludo Tecla, de inicio el juego les resulta complicadísimo.

Un saludo!

Farko dijo...

Fui a una convención donde hacían un torneo, y si te acercabas a mirar te miraban mal, porque (imagino) creerían que les chivabas algo. Aparte, jugaban todos muy serios y con cara de pocos amigos. Eso me tiró un poco para atras. Luego he visto tu reseña, y ya me apetece más. Pero el haggis aún más porque da para dos, y lo veo más pausible que aparezca en la mesa. "Estupendiosa" reseña, me ha encantado.

Cartesius dijo...

Hola Maskleto!
Me ha gustado mucho tu reseña. El Tichu me lo enseñaron hace ya bastante tiempo pero apenas jugamos unas rondas y ya casi no acordaba de cómo se juega.
Siempre me han encantado los juegos de naipes (¡adoro el mus!) y tengo la sensación de que este juego me encantaría dominarlo, pero como bien has comentado, no es fácil porque tiene que ocurrir que haya 4 jugadores y que les apetezca.
Un abrazo! :)

Mecomounaycuentoveinte dijo...

Estoy contigo yo tb he jugado mas en el iphone y es un gran juego. Grande la reseña

Publicar un comentario en la entrada