13 abril 2012

El Señor de los Anillos de Knizia (Reseña)

- Señor Frodo, es la hora, lance la sortija al volcán, se me están calentando mis patas de hobbit y empieza a oler a pelo quemado.

Frodo levantó la cabeza lentamente, mantenía el anillo a la altura de los ojos. Con gesto lento echó el brazo hacia atrás, siempre sin dejar de mirar el anillo. Lanzó el brazo hacia delante tan rápido como pudo, buscando mandar el anillo lo más lejos posible, su brazo describió un arco completo frente a su cuerpo, como una catapulta, llegó el momento de abrir la mano y dejar volar la joya, la mano no se abrió, siguió describiendo un arco y fue a dar con su otra mano, más justamente con su dedo índice, donde el anillo se coló sin resistencia.

- Señor Frodo, Señor Frodo, Sam gritaba desesperado mirando a su alrededor.
- ¡Ahí te quedas gordinflas! - fue lo único que escucho.

Hoy toca reseña y la voy a disfrutar porque hace tiempo que no me siento diseccionar un juego. La elección  ha sido casi al azar, motivada ligeramente por ser el juego al que más he jugado en los últimos días, ¿se puede llamar a esto azar controlado?.

El Señor de los Anillos es un juego cooperativo de Reiner Knizia, editado en español por Devir y del que han sacado una segunda edición en fechas recientes a un precio realmente bueno (20€). El objetivo del juego es tan simple como llevar el anillo único al monte del destino y darle "matarile", arrojarlo dentro para los no iniciados. Para ello cada jugador -de dos a cinco- tomará el papel de uno de los hobbits que se vieron implicados en el asunto, a saber: Frodo, Sam, Merry, Pippin y "Gordo". 

Voy a permitir detenerme en este último personaje que no ha tenido, debido a que en las películas Peter Jackson no le da importancia, la debida relevancia, diría más, muchos no tendrán ni zorra idea de quien es. Bueno pues lo explico en un "mínut". Fredegar Bolger, apodado "Gordo" es un hobbit amiguete de los otros cuatro que aparece en el primer volumen, La Comunidad del Anillo. En él, ayuda a sus amigos Frodo, Sam, Pippin y Merry a escapar de la Comarca sin levantar sospechas. Al no querer meterse en problemas, una cagona como decimos por aquí, no acompaña a los otros cuatro hobbits en su aventura, quedándose en la casa donde supuestamente se instalaba Frodo. Fue el único que no lo acompaño al viaje del Anillo, pero su labor fue importante ya que ayudo en los preparativos y trató de mantener el engaño de que Frodo vivía en Los Gamos, hasta llevó ropas viejas de su amigo con las que se vestía -Freud igual diría algo de esto- y de paso esperaba a Gandalf para darle el mensaje de que los amigos irían por el Bosque Viejo hasta Bree. Fue en esa función que a la llegada de los Jinetes Negros, que irrumpieron en la casa, Fred dio la alarma en Los Gamos al grito de ¡DESPERTAD! ¡FUEGO! ¡PELIGRO! ¡ENEMIGOS! ¡DESPERTAD!. Esta acción permitió echar a los Jinetes definitivamente de la Comarca. Así que "Gordo" no se pegó el paseo hasta Mordor pero algo hizo.

Una vez aclarado este punto seguimos. El contenido de la caja es inesperado, como la visita de Gandalf, no te fíes de su tamaño, el aire contenido es casi cero y sí muchos componentes, lo dicho, sorprendente. El juego contiene un buen número de cartas, tres tableros -sí, has leído bien, tres- dos planchas de fichas para destroquelar, peanas de plástico para los personajes y un dado especial en el que nos cagaremos más de una vez a lo largo de la partida. Las ilustraciones más importantes -en los tableros- son de John Howe, a estas alturas podemos decir que Tolkien creó la Tierra Media pero es Howe quien la ilustró. Todo un referente en la ilustración fantástica, para mí un tío con un talento excepcional. A los poseedores de la primera edición decir que la nueva no incluye ninguna miniatura plástica, como sí traía aquella, en esta los personajes son de cartón con peana de plástico y Sauron igual, a favor, el diseño de cartas y fichas es mucho mejor, a mi parecer, todo por un precio más ajustado.

Image courtesy of boardgamegeek.com

Y ahora toca meternos en faena, pillar el petate hobbit con sartenes colgando y hacer marcha dirección a Mordor. Viajaremos juntos por la Tierra Media en un fantástico tour con salida en Bolsón Cerrado y en el que visitaremos Rivendel, Moria, Lothlorien, El Abismo de Helm, El antro de Ella-Laraña y por último Mordor. En estas fantásticas vacaciones de ensueño nos tocará luchar contra el Balrog, los orcos, Nazgul a troche y moche, una arañona del quince y otros amiguitos del señor del ojo sin párpado que está jodido porque no puede usar Colirio. Si tenemos suerte llegaremos al final de la ruta y nuestra única posesión valiosa, un anillazo la leche de molón, la tiraremos a un pozo de lava con lo que seremos más pobres que antes. Todo son alegrías en la agencia de viajes TolkienTour.

Image courtesy of boardgamegeek.com

Resumiendo un poco el devenir de una partida, hay cuatro tableros de conflicto -Moria, Helm, el antro y Mordor- que podemos superar, para avanzar al siguiente, de dos posibles formas: una de ellas es avanzando por el conflicto principal, cada conflicto tiene uno, por ejemplo en Moria es la lucha contra el Balrog; la otra forma, normalmente más traumática, es que se ejecuten todos los eventos de un tablero de conflicto, esto no suele ser bueno y produce un desgaste importante entre los jugadores. Pero, ¿cómo avanzar en nuestras aventuras sin que los acontecimientos se nos echen encima?. La mecánica principal es de gestión de mano, pues con las cartas tenemos que ir avanzando en las diferentes tareas que hay en cada conflicto. Para ello contaremos con cartas normales y con cartas legendarias, como los regalos de Galadriel o los objetos y personajes de Rivendel. Las cartas pueden ser de cinco tipos diferentes: amistad, combate, sigilo, viaje y objetos especiales. Cada uno de ellos nos ayudará de forma diferente es nuestro accidentado viaje jugando hasta dos por turno. Además contamos con una habilidad especial para cada hobbit que personaliza el rol de los jugadores. Hay un par de detalles que le dan más vidilla a la partida, como las runas con las que comprar la ayuda de Gandalf y mejorar nuestra puntuación final; o las fichas de vida con las que resistir la tentación del anillo, mantener al grupo unido y no desmoralizarse por el duro viaje, requisito que han de cumplir todos los jugadores al resolver los tableros de conflicto si no quieren estar más cerca de Sauron y su perdición.

Image courtesy of boardgamegeek.com 

Y esta perdición es una abstracción sublime y muy eficaz en representar lo que pretende. El poder que ejerce el Señor Oscuro sobre el alma de los jugadores se representa con un marcador de puntuación. En él los jugadores comenzarán del lado izquierdo y Sauron del derecho -a 12 casillas de distancia-, a medida que los personajes sufran penurias se moverán hacia el mal en su irremisible perdición -de izquierda a derecha-. De vez en cuando Sauron se moverá también, de derecha a izquierda, acercándose a todos los jugadores a la vez, una representación de logros conseguidos en la batalla por la tierra media o que estrecha el cerco al portador del anillo. Los jugadores tienen algunos recursos muy limitados que les permiten poner su alma en paz y mover sus peones alejándose de Sauron y su control. Como digo una abstracción bien llevada.

El juego, siendo mecánicamente muy abstracto se cubre de un halo temático, la historia de esos hobbits  puede convertirse en canción al terminar cualquier partida. Los eventos tienen nombres que los identifican con pasajes de los libros, aunque sea descartarse de cartas o tirar el dado, estos nombres enmascaran la abstracción, no hay que olvidar que es un juego de Knizia, famoso no precisamente por  juegos "temáticos". Al comienzo del turno el jugador roba fichas de una pila, estas pueden hacerte avanzar en el viaje, afectar a la compañía, al portador del anillo o detonar los eventos del tablero de conflicto. Una mala racha sacando estas fichas puede destrozar la estrategia más elaborada, bastante azar en este punto aunque gracias a el se garantiza partidas diferentes y es que algo un poco preocupante es la rejugabilidad del título, dado que los eventos y el recorrido es siempre el mismo partida tras partida, una veces la cosa irá mejor, otras peor, pero todo pasa siempre en el mismo orden. Esto tiene dos consecuencias, la buena es que todo sucede de forma coherente y cronológica con respecto a los libros, la mala es justamente esa rigidez. Cuando llevas algunas partidas -tampoco muchas- sabes exactamente qué es lo próximo va a pasar, por lo que eres capaz de prepararte para ello, bajando la dificultad. Luego la incertidumbre de las tiradas de dados puede desbaratar tus planes más o menos, pero cierto es que el juego pierde algo de frescura con el paso de las partidas, hay que dejarlo reposar.

Como cooperativo no está nada mal, hay puntuación final para controlar nuestros progresos y si queremos ganar hay que arrimar el hombro porque no es un juego que pueda ganar uno solo. La reglas son claras pero quedan un par de puntos grises que tuve que consultar en la BGG/BSK, por ejemplo:

- El tablero de Mordor acaba en la casilla 60, la otra casilla grande que aparece es ya la de destruir el anillo.
- En Rivendel y Lothlorien se reparten 4 cartas de regalos al azar a cada jugador, incluso jugando dos jugadores.

Por último decir que una de mis mecánicas favoritas en el juego es cuando el portador del anillo se pone el Único, desaparece, avanza varias casillas sin activarlas pero sufre las consecuencias de ver el Ojo sin Párpado. Me gusta la tensión que se provoca cuando se lanza el dado en este caso.

Me gusta y puede gustarte: precio, muchos y buenos componentes, ilustraciones fantásticas, cooperativo, la temática, la tensión al ponerse el anillo único, el marcador de perdición.

No me gusta o puede no gustarte: rejugabilidad, bastante azar, lo abstracto de alguna mecánica.


5 comentarios:

Neiban Kane dijo...

Gran análisis! No obstante, estamos con este juego con uno de los Knizias que no me gusten. La razón sencilla: ni Knizia consigue que los cooperativos me gusten.
El grafismo del juego está chulísimo. 

Neiban Kane dijo...

Buenas!
Os acabo de recomendar como Liebster Blog.
Echad un vistazo aquí:
http://tableronne.blogspot.com.es/2012/04/liebster-blog.html

Maskleto dijo...

Muchas Gracias Neiban, como sabes ahora voy un poco liado con el nuevo LudopÁtico 
http://instagr.am/p/JhJCFwsbIZ/ ;) pero en cuanto tenga un hueco responderé a la iniciativa. Gracias de nuevo.

Dulce dijo...

Se ve muy bien, creo que los gráficos están geniales y eso en El Señor de los Anillos es indispensable para los que vimos las películas, yo las vi en hbo go hace poco y creo que la que más me gusta es la de Las Dos Torres porque salen los Ents que son mis personajes favoritos, vienen en el juego?

Angel Saez Juan dijo...

Hola, soy muy novato en esto de los juegos de mesa, estuve jugando al Zombies!!! y me gusto mucho, compre este juego del señor de los anillos, pero no tengo ni idea de como jugar, ni como avanzar y leo las instrucciones, pero no tengo ni idea de jugarlo... si alguien me puede ayudar plis. con algún vídeo,(que no he encontrado) que me ayude... y no quiero venderlo sin jugarlo.
Gracias de antemano.

Publicar un comentario en la entrada