29 septiembre 2010

Coloretto (Reseña)

La mesa se llena de camaleones que cambian su piel para mimetizarse con el entorno en una mezcla cromática singular. Coloretto es un juego de cartas lleno de lo que su nombre indica, colores.  Michael Schacht (China, Hansa, Zooloretto, Web of Power, Aquaretto entre otros) nos propone un juego de cartas donde lo fundamental es coleccionar mucho pero sin pasarse (como diría Joaquín Prats en "El Precio Justo") porque la avaricia en Coloretto se paga con puntos negativos.

Asentado sobre unas reglas muy sencillas este filler tiene mucho que ofrecer debido a las decisiones a tomar cada turno. El azar sin duda está más que presente ya que robamos de un mazo de cartas totalmente aleatorio, pero también reconozco que la elección que el jugador hace cada turno a la larga puede decantar el resultado de la partida. Además en juegos tan cortos el azar no me importa demasiado que intervenga porque rápidamente juegas la revancha y puede que esa vez la suerte esté de tu parte.

El juego se compone de unas 90 cartas de tamaño USA (56x87mm) en lo que respecta al tipo de fundas a usar. La calidad de las cartas es la habitual en estos juegos en la línea del Toma6!, Saboteur o Mamma Mia: buena, y también comparte con ellos su bajo precio (unos 10€). Los bordes de las cartas son blancos lo que dará más durabilidad al producto en ausencia de fundas. Las cartas podemos dividirlas en: cartas de colores, comodines, cartas "+2", cartas de fila, cartas de referencia (indican las puntuaciones de un grupo de cartas de igual color según su tamaño) y carta de Ronda Final. El objetivo del juego es tratar de coleccionar el máximo posible de cartas de 3 colores diferentes porque todos los demás colores que tengamos al final de la partida nos penalizarán. Además contamos con la ayuda de los comodines y las cartas "+2" que nos darán puntos directos.

Ahora un poco de tostón de reglas para que tengas una idea de como se juega. La preparación del juego se hace dando a cada jugador una carta de referencia.  Cada uno elige una carta de un color diferente para comenzar la partida en la mesa frente a él. Asimismo se disponen en el centro tantas cartas de fila como jugadores y se baraja el mazo de cartas de colores junto con los comodines y las cartas "+2" que se sitúa al alcance de todos, insertando la carta de Ronda Final a 15 cartas del fondo del mazo. El mazo de cartas contendrá cartas de los siete colores o alguno menos dependiendo del número de jugadores.

4 Jugadores en plena partida.

El juego se desarrolla en una serie de rondas compuestas de un número indeterminado de turnos. En su turno un jugador puede robar una carta del mazo y colocarla en una de las filas de cartas que aún no esté llena (tenga tres cartas); o coger una fila de cartas con lo que contenga hasta ese momento (no se puede coger una fila que no contenga cartas pero si que se puede coger una que aun no esté llena). Una de las cosas que más me gustan de la mecánica es que los jugadores no tienen mano sino que se juega directamente del mazo a la mesa. De esta manera los jugadores van rellenando las diferentes filas (tantas como jugadores haya) en su propio beneficio y/o en detrimento de los contrarios intentando compensarlas para no hacer ninguna de ellas demasiado generosa, ya que en cualquier momento un jugador puede cogerla. El jugador que coge una fila coloca las cartas conseguidas frente a el en su parte de la mesa agrupadas por colores dejando a un lado las cartas "+2" y los comodines que contenga, que no usará hasta el final de la partida. No jugará más durante esa ronda hasta que todos los demás hayan cogido una fila voluntariamente u obligatoriamente, caso que sucede cuando todas las filas ya tienen tres cartas. Comienza entonces una nueva ronda el último jugador que cogió una fila. Este proceso se repite hasta que algún jugador roba la carta de Ronda Final donde la ronda en curso será la última antes del recuento de puntos. Antes del recuento los jugadores eligen en que grupo de color colocarán sus comodines.

Una de las gracias del juego es el recuento de puntos ya que cada jugador sólo puntuará  positivamente los 3 colores que decida, normalmente de los que haya reunido más cartas, y el resto de colores le restarán puntos. Así que diversificar en exceso en Coloretto está penalizado y una de las estrategias de tus oponentes durante la partida será hacerte coger cartas de esos colores que aun no tienes para que restes al final. En la imagen podemos ver la tabla de puntos según el número de cartas que sumará un grupo a tu puntuación si es uno de los tres colores elegidos y restará en caso contrario.

Si quieres leer las reglas en castellano las tienes aquí.

El juego es de 2 a 5 jugadores, pero en el juego a dos las cartas de filas serán 3 y son diferentes a las usadas en el juego a más participantes. En este caso las tres cartas de fila tendrán una capacidad de una, dos o tres cartas por fila respectivamente. Si ambos jugadores han robado una de estas filas de cartas el contenido de la tercera es descartado y comienza una nueva ronda. Así a dos el juego no está del todo mal, pero pierde un poco el factor de "puteo general" cuando son más jugadores y que para mi es una de las cosas más divertidas. No digo que sea aburrido, ni mucho menos, pero creo que hay mejores opciones para jugar dos.

Si quieres probar Coloretto puedes jugar contra el ordenador en la página de Michael Schacht, pero con cuidado porque es un verdadero vicio. Este enlace te lleva directamente a los juegos online de este autor: http://www.michaelschacht.net/pbm/

Como curiosidad contaros que Coloretto fue juego de cartas del año 2008 en Rusia y allí tienen una preciosa edición del mismo diferente a la del resto del mundo. Os dejo unas fotos pero hay muchas más en la BGG. (Si alguien sabe donde conseguir una edición Rusa que me avise :D)


Me gusta y puede gustarte: Precio, la mecánica sin mano, reglas sencillas, partidas rápidas que invitan jugar varias seguidas, hasta 5 jugadores.

No me gusta o puede no gustarte:  El juego a 2, no tener acceso a la edición rusa.

3 comentarios:

kesulin dijo...

He jugado mucho a este juego por ser sencillo y rapido y casi todas las partidas las he hecho a 2 con mi mujer.
A nosotros nos gusta jugar a 2 y no creo que haya menos puteo. Por el contrario si le veo mas tactica al colocar las cartas.

Maskleto dijo...

El juego a 5 me dejó una grandísima impresión y quizás por eso a 2 me pareció que le faltaba algo, y con esto no digo que sea malo, sino que no me llegó tanto. Evidentemente son juegos diferentes según el número de jugadores y llevas toda la razón en que el juego a 2 es más táctico por eso no dudo que seguiré jugando esporádicamente a 2, aunque no está entre mis favoritos para este número de jugadores :D.

Neiban dijo...

Gran filler el Coloretto. A mí me ha funcionado mu bien a cualquier número de jugadores, incluso en las pocas partidas que lo he jugado a 2.

Publicar un comentario en la entrada