08 marzo 2011

Tic-Tac, Tic-Tac

Para aquellos que estén cansados de los pensadores de mesa que paralizan las partidas durante minutos eternos, analizando una y otra vez el mejor de los posibles movimientos que se pudiera hacer propongo una solución demostrádamente efectiva. Demostrada porque en estos días la puse en práctica con el juego Rallyman para que la partida fuera lo más parecido a una verdadera carrera contra el crono, sin mucho tiempo para pensar y donde lo importante era tener nervios de acero.

En las especiales de Rallyman que jugamos aquí y visto que a las primeras de cambio uno de los participantes se preparaba para una larga "pensada", casi como un acto reflejo puse el reloj en mesa y dije: "tenemos 25 segundos para pensar la jugada y tirar los dados". Oye, mano de santo, la partida corrió fluida y durante el turno de los contrarios te obligabas a pensar tu próximo movimiento porque sabías que no tendrías mucho tiempo en el tuyo propio. El juego subió en intensidad y mejoró muchísimo la experiencia, porque ¿cuántas veces un juego se ve arruinado por un ritmo de partida demasiado lento?.

El reloj que saqué a mesa lo adquirí hace unos meses y nos viene de la mano de Homolúdicus, puedes encontrarlo en nuestra tienda de confianza por menos de 3€. Todo un chollazo teniendo en cuenta los quebraderos de cabeza y horas de espera que te va a ahorrar. Su manejo es bien sencillo, como ves en la foto tiene sólo tres botones. Con los de la izquierda y el centro estableces el tiempo exacto de la cuenta regresiva -en minutos y segundos- y si aprietas ambos simultáneamente reseteas dicho tiempo. Con el de la derecha pones en marcha o detienes dicha cuenta regresiva. Super sencillo.

¿Y por qué un reloj digital y no uno de arena de toda la vida? Pues la razón es bien sencilla, este reloj no hay que mirarlo ni estar pendiente de él, simplemente cuando se acaba el tiempo programado suena una alarma y vuelve a poner en pantalla el contador de tiempo para que el siguiente jugador lo tenga listo. De esta manera no pierdes la concentración mirando el reloj como pasa muchas veces con los de arena. Lo de poder programarlo con el tiempo que quieras también es una gran ventaja porque puede adaptarse a muchos juegos diferentes y no es tan restrictivo como los de arena.

Una buena compra, por el precio que tiene, que recomendamos desde LudopÁticoS y ya so dice el refrán: "más vale prevenir que curar".


6 comentarios:

Mr. Meeple dijo...

Pues sí, tomo nota (dedicado a algunos compis de mi mesa)

Saludos

Neiban dijo...

A mí me encantó. Me lo compré hace unos meses pensando exclusivamente en un par de jugadores que hacen turnos lentiiiiisimos. Lo he usado poco, pero no veas cómo intimida el jodío cuando lo sacas a mesa!

Sprocket dijo...

A mí me vino con mi copia de 4 Monkeys. Aún no lo he usado, pero pronto caerá, porque tengo dos o tres lentorros en mi grupo que, aunque son muy majos, se tiran tanto tiempo pensando que a veces me desesperan.

Anothnio dijo...

Saludos.

Que gracia, a mi se me ocurrió esa idea hace meses, así que despues de mucho buscar, los encontre por casualidad en una tienda online de hong-kong (dealextreme.com) y me compré 2 (nunca se sabe). Semana después de hacer el pedido, lo vi en el lidl e incluso me han regalado uno por otro lado comprado en un chino xDDD. Eso sí... aún no pude usarlos :P

Yaagma dijo...

El problema es que acabes el turno antes de tiempo. No tiene un botón para resetearlo y que comience a contar para el siguiente jugador. ¿no?

Maskleto dijo...

Cierto, para tiempos cortos está bien pero para turnos largos se necesita algo más específico para aligerar, como el famoso CUBE.

Publicar un comentario