22 noviembre 2010

Granja Mecanizada [21.11]

Hemos logrado reunir en el LudopÁtico una colección de juegos bastante interesante y heterogénea lo que nos permite sacar algo distinto a mesa según ganas, tiempo y número de jugadores. Ayer domingo, después de la siesta, me senté, como tantas veces, frente a la estantería que alberga la colección y observé los lomos de los juegos, colocados como si de libros se tratase, esperando la llamada de alguno de ellos. No tardé mucho en ver un lomo amarillo con letras grandes que me invitaban a cogerlo y a no preocuparme por el número de jugadores porque Agrícola, el elegido, admite incluso juego en solitario, pero afortunadamente no tuve que hacer uso de él.

Mucho tiempo sin montar la granja, y es una pena, porque pasa tanto entre partida y partida que siempre juego con las reglas básicas y no meto nunca las cartas de oficios y adquisiciones menores. Espero solucionar este pequeño contratiempo a lo largo de esta semana jugando otra partida, que ahora con las reglas bien frescas, nos permita introducir esas dos mecánicas que seguro le darán muchísima más profundidad al juego. Aún así la partida fue divertida, madre e hija jugando juntas contra mi. Una de las mejores características de Agrícola es lo bien que escala con diferente número de jugadores ya que acomoda el tablero y las acciones a elegir en función de este. Como siempre la sensación de lo poco que son 14 rondas de juego para todo lo que se quiere hacer y, como siempre también, lo bonita que queda la granja después de estas.

El paraíso de Carmen Sevilla.
Cenamos, y de postre, el juego que se ha convertido ya en un imprescindible para los LudopÁticoS: nuestros locos robots sin frenos del que ya os he hablado -Ricochet Robots- y que no me canso de elogiar. Jugó también la suegra su primera partida y a medida que jugábamos lo hacía mejor. El juego es un quema neuronas delicioso y me parece que saldrá esta semana después de la cena más de una vez, ya que para acompañar un chupito de mistela viene de lujo. 

LudopÁticoS: Maskleto, Belén y Vicen
Jugamos a:

Agrícola (1 Partida)
Ricochet Robots (1 Partida)

3 comentarios:

Israel dijo...

A mi me pasa lo mismo con el Agricola, no lo saco tanto como quisiera y siempre juego con las reglas básicas... supongo que es lo malo de tener tantos juegos, no?. Además, es cierto que cuando te metes a jugarlo, catorce ronda son insuficientes para hacer todo lo que uno quiere. Se te queda como un sabor agridulce y con la pena de que no hubiera durado un par de rondas más. Un saludo desde la isla vecina.

Enhac Adira dijo...

Después de hacer sitio en la mesa para todos los tableros de Agrícola, jugar una sola partida sabe a poco, así que siempre terminamos haciendo dos o tres seguidas.

Pero claro, es que hay días que sólo jugamos a Agrícola... ;-)

Maskleto dijo...

Pues si, es lo malo de tener las estanterías llenas de juegos, pero no me arrepiento jajaja y creo que ninguno de nosotros.

Publicar un comentario