06 mayo 2010

Pocket Rockets (Minireseña)

En la sesión del viernes pasado jugamos la primera partidas a Pocket Rockets, un juego de uno de mis diseñadores favoritos, Antoine Bauza (Ghost Stories). Un juego de 2 a 4 jugadores.

Las reglas son muy sencillas de explicar y no nos llevo mas de10 minutos el tenerlas controladas. Se despliega el tablero formado por seis cartas, que permitirá a los jugadores realizar diferentes acciones. Se proporciona a cada uno una base de cohete y listo, la carrera espacial está servida. 

Los componentes: 60 cartas de tamaño euro mini, 4 peones y 8 marcadores de combustible. Uno de los fuertes del juego es que todo esto cabe en una pequeña caja poco mas grande que una caja de tabaco. Eso, unido al poco espacio que ocupa en mesa, lo convierten en uno de los juegos mas portátiles que conozco. Ideal para jugar en un bar o en un avión. 

El juego es un filler, un juego para un ratillo, de esos que despejan la cabeza entre dos juegos más sesudos. Si los jugadores se empeñan en jugarlo como un juego serio y tratan de controlar la partida en todo momento puede hacerse pesado y frustrante, porque realmente el juego no es así. De hecho eso fue lo que nos pasó a nosotros, los primeros 20 minutos de juego tardamos mucho en resolver los turnos dado que algunos jugadores estudiaban demasiado las jugadas tratando de controlar lo incontrolable. Esto ralentizó un poco el juego que se supone que es un juego rápido (20 minutos indica la caja, aunque eso me parece demasiado poco, yo diría que una media horita mínimo a 4 jugadores). En cuanto todos nos dimos cuenta que había que jugar el turno con lo que había sobre la mesa y en la mano todo fue mucho mas fluido. Decididamente con 4 jugadores se puede planificar poco a largo plazo, así que, como digo, hay que ir resolviendo turno a turno y putear un poco si sale algo que pueda dar mucha ventaja a uno de los oponentes (las cabeza de cohete con poderes especiales son demoledoras si se juegan pronto). En general es todo muy caótico con el máximo de jugadores, diría que la influencia del azar aumenta en este caso. Con lo cual, aunque te empeñes en pensar tu jugada, poco o nada puedes adivinar de como estará el tablero cuando te llegue otra vez el turno. Las caras al final de la partida fueron largas.


Me quedé un poco disgustado con las caras y las sensaciones del grupo para con el juego. pues yo sabía que tenía mucho más potencial. Creo que no le pillaron la filosofía y para probar esto, en vuelo hacia Valencia, jugamos una partida a 2 y el juego me pareció mucho mejor. Mas estrategico y con un factor azar mas controlado. Entre dos la partida se puso en 35 minutos, pero este tiempo si que es rebajable, quizás en esos 20 minutos teoricos (Belén era la primera vez que jugaba). Estoy seguro que el juego a 3 incluso gana enteros, tengo que probarlo y le daré otro intento a 4. 

Me gusta y puede gustarte: su tamaño súper transportable con una caja con 0 aire en su interior. El juego a 2 jugadores. La sensación contrareloj. El grafismo de cohetes e iconos del tablero. Su precio (9.95€)

No me gusta y puede no gustarte: la falta de control en el juego a 4.  Si buscas un juego sesudo y cero azar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada