07 abril 2011

Mi Primera Vez con...Poseidón


Después de mi susto inicial al ver que la caja de Poseidón estaba en alemán, comprobé que todo en su interior estaba en alemán y además en inglés.

Para los que no me conozcan, profeso mucho amor hacia la familia de juegos 18xx, no soy (aún) tan fanático como los muy aficionados, que únicamente juegan 18xx y punto, pero poco a poco me voy dando cuenta de que este sistema de juego se acerca bastante a mi concepto de perfección.

¿Pero qué es esto del 18xx?

Tranquilos, no es una familia de juegos eróticos, sino un sistema de juego inventado por Francis Tresham hace unos 40 años, que normalmente se basa en considerar a los jugadores como inversores capitalistas de las primeras compañías de tren, allá por los años 1800 y pico. Cada juego suele llamarse 18 y algo, por ejemplo 1830, 1856, 1870, 1889, pero también 18EU, 18AL, 18C2C, etc., de ahí que la familia en sí se llame 18xx.

¿Qué es lo que atrae tanto a la gente de 18xx, los trenes?

Es un juego de suerte cero, pero cero absoluto. Lo único azaroso del juego es quién empieza primero. También el jugador tiene control total sobre las decisiones que tomarán todas las empresas de las que sea presidente (privadas o públicas), lo cuál abre muchas posibilidades para putear y sacar todo el dinero posible de las empresas públicas a tus bolsillos (el objetivo del juego es ser el jugador con más dinero). Las empresas privadas se subastan y las públicas emiten acciones que pueden ser compradas por todos. También hay un mercado de valores donde el precio de las acciones de las empresas públicas puede ser manipulado vilmente. Además en cada ronda operativa se permite colocar una nueva loseta de raíles por empresa de la que seamos presidente. Los raíles conectarán pueblos y ciudades y permitirán que los trenes transporten pasajeros o mercancías (lo que sea, pero que dé dinero) y cada viaje reportará beneficios a la empresa. Ésta tendrá que decidir si paga dividendo a los accionistas (el valor de las acciones subirá) o si por el contrario reinvierte lo recaudado en más y/o mejores trenes u otros menesteres (el valor de las acciones bajará). Finalmente cada juego viene con una serie de peculiaridades que les dan un sabor distinto, por ejemplo, en 1856 el gobierno canadiense proporciona préstamos a las empresas públicas y en un cierto momento habrá que devolver los préstamos. Todas las empresas que no puedan pagar los préstamos en su totalidad serán absorbidas en la CGR (Canadian Government Railways) que será una superempresa de la que se venderán también acciones y que parte con una serie de ventajas adicionales.

¿Pero esto no iba de Poseidón?

Sí, perdonad, es que me voy por las ramas. Poseidón es la respuesta a las plegarias de los novatos en esto del 18xx. El manual de cualquier juego 18xx tiene unas 32 páginas como poco, aunque están muy bien explicadas y son todo cosas de sentido común. Además estos juegos suelen durar como mínimo 6 horas y algunos suelen durar casi fines de semana enteros. Yo he jugado 2 partidas de 1856 y la primera duró 8 horas y la segunda 7 horas.

Poseidón dura 2 horas, acomoda hasta 5 jugadores y es una versión simplificada y “dulce” de la experiencia 18xx-era.

En Poseidón no hay trenes, ni empresas públicas ni privadas, ni acciones, ni presidentes, pero en su lugar tenemos barcos, naciones de la Antigua Grecia, algo muy parecido a las empresas privadas, mercaderes que hacen las veces de acciones y de marcadores de estación y bueno, en verdad todo lo típico de 18xx esta transpuesto en comercio marítimo por la Antigua Grecia.


En vez de usar losetas de raíles, se usa una nave exploradora (éste fue el concepto más difícil de asimilar para mí, ya que esto es lo que más se aleja de un juego 18xx).

No hay casi mecanismos para bajar el valor de las acciones en el mercado de valores, está hecho así para evitar bancarrotas y todas las cosas malvadas que se pueden hacer en un 18xx. Esto para mí es lo que más me echa para atrás.

El juego en sí sigue siendo bastante abstracto y cuesta bastante de entender. Los novatos se ven un poco abrumados. Eso sí, las reglas son 8 páginas, en vez de 32.

¿Me vas a explicar entonces todo sobre Poseidón?

Me temo que no, al menos no ahora. Para ello necesitaría hacer una reseña en condiciones y muchas ganas, porque sería larga.

Sin embargo os contaré qué funciona y qué no. Qué me gusta y qué no.

¿Qué funciona de Poseidón?

Te da lo que promete: una experiencia similar a la 18xx, simplificada para que los novatos puedan tener una muestra de qué va esto y todo ello en 2 horas. El juego está muy bien diseñado, cubre todos los puntos de confusión en las reglas y los resultados al final de cada partida incluso con novatos son ajustadísimos. Las dos partidas que echamos acabaron con una diferencia de menos de 500 dracma entre el primero y el último y de menos de 50 dracma entre el primero y el segundo. Un resultado final típico estaría entre 3000 y 3500 dracma aproximadamente, así que una diferencia de 50 dracma es insignificante y te hace pensar qué decisión pudiste tomar para ganar esos poquitos dracma que te faltaron para ganar.



¿Qué no funciona?

Todos los mecanismos funcionan a la perfección y los novatos que no habían probado un 18xx antes disfrutaron mucho del juego. En cambio, los veteranos que sí hemos probado un 18xx antes nos supo a poco. Todo lo vicioso y malvado que se puede hacer en un 18xx había sido eliminado a propósito, sobre todo para controlar la duración del juego. El que vender las acciones de una empresa no las haga bajar es algo que me frustra tremendamente. El resto del juego estaría genial si se permitiera este pequeño cambio, creo yo. Además hay muchos mecanismos que impiden hacer cambios de presidencia y el que alguien caiga en bancarrota, algo totalmente normal en 18xx. Poseidón es un 18xx descafeinado, pero oye, hay mucha gente a la que le gusta el café descafeinado…

Me gusta y puede gustarte: barato comparado con un 18xx normal, fácil de conseguir (muchos 18xx son imposibles de conseguir o hay que esperar una cola que dura 1 año para que te manden tu copia), dura 2 horas, es una buena forma de introducir a novatos en esto del 18xx antes de meterles en el cruento e inmisericorde mundo del 18xx puro.

No me gusta y puede no gustarte: descafeinado, le falta maldad, está un poco “roto” ya que como las acciones casi nunca bajan, lo que hay que hacer para ganar es invertir todo tu dinero todo el tiempo en las empresas que vayan a dar más dividendo, no hay inversiones malas casi, no hay casi riesgo.

Todas las imágenes han sido tomadas de la BGG y los derechos pertenecen a sus autores.


8 comentarios:

Neiban dijo...

Vaya, yo confieso que vengo oyendo hablar (leyendo más bien) sobre estos 18xx, pero no me atraen nada. Es que personalmente no me atraen mucho los juegos de 7/8 horas de duración. Ya pasé una epoca de Risk muuuu larga, en la que cada partida se iba mínimo a 4 horas. Los eurogames me encandilan entre sus múltiples motivos por su "corta" duración.
Pese a ello, y si dices que la sensacion q otorga Poseidon es algo parecío y descafeinao, éste no me negaría a catarlo, por eso de ver más cosillas en este mundillo jugón. Buen artículo Sprocket!

Lope de Aguirre dijo...

¿Se podría comparar con raíles?

Anónimo dijo...

Buena reseña del Poseidon y mejor el articulo resumen de los 18XX. Yo solo añadiría que no todos duran tanto: 1848 son 4 horas y 1860 son 3. Todo depende de los jugadores. Pero vamos, que en ningún caso son cortos y facilones. Por cierto, soy de los que opinan que no se puede comparar en nada a railes. Se ponen vías, si pero para transportar cubos, no se pueden hacer upgrades en las vías. El resto no se parece en na de na.

Calvo

Sprocket dijo...

Gracias por los comentarios.
Si no te atrae lo de jugar 7 u 8 horas pero tienes acceso a Poseidón, dale un tiento para ver si te atrae o no el tema. Si te lo pasas bien, entonces considera muy mucho intentar jugar una partida de algún 18xx corto. La recomendación estándar es 1889, pero claro, hay que tener a un amigote que lo tenga o esperar 1 año a que te venga la copia de Deepthoughtgames.com (yo llevo ya casi medio año y aún faltan doscientos y pico por delante mía en la cola).

Jugar un 18xx requiere de una gran inversión de tiempo, pero (en mi opinión) merece muchísimo la pena (es la ostia vamos). Es el único juego al que puedo jugar las 8 horas de golpe y al acabar seguir como una rosa. La última vez que lo jugué se nos olvidó comer, así que imagínate...

Si juegas con algún experto en 18xx te va a destrozar, tenlo en cuenta. Aquí no hay azar alguno, es como el Go pero sin el handicap. Aún así, aunque sepas que no tienes ninguna posibilidad, sigue siendo una experiencia alucinante: empezar tu propia empresa, ir creciéndola, cuando empiezas a hacer las cosas bien la gente invierte en tus acciones (o cuando lo haces muy mal, para reventarte), y bueno, en algunos momentos empiezas una segunda y sacrificas (más bien saqueas) tu primera para sacarle toda la pasta y los trenes.

Leyendo los posts de tu blog veo que es cierto que te gustan los juegos más cortos, pero yo creo que al menos hay que probar esto del 18xx una vez en la vida.

Saludos

Lethan dijo...

Yo la verdad que ando frito por echar un 18xx de estos, pero por desgracia mi entorno jugón no me lo permite demasiado (nada más hay que ver a Neiban ;P)

Pero sigo confiado en que en algunas TdN o similar, caerá al fin.

Gran artículo Sprocket!

Anónimo dijo...

La verdad es que este me lo quería comprar porque tengo varios 18xx y aún no he podido jugar a ninguno, pero si no hay bancarrotas la verdad es que echa un poco para atrás.

gracias por la reseña
joff

Sprocket dijo...

Existe la posibilidad de bancarrota, pero es casi imposible que pase ya que tendrías que estar muy distraído sin echar cuentas a los barcos que quedan obsoletos. Además te dejan vender al banco las acciones que aún no se hayan vendido para pagar el barco nuevo en caso de apuro.

Sprocket dijo...

Por cierto joff, si tienes varios 18xx y aún no has podido jugar a ninguno... si en algún momento piensas en cambiarlos por otros juegos o venderlos, dame un toque por aquí, porque me chiflan y son difíciles de pillar.

Publicar un comentario