11 junio 2010

Duelo al Smallworld en iPad [11.06]

LudopÁticoS: Maskleto y Yak
Jugamos a:

iSmallworld (1 Partida)

Anotaciones:

Como ya sabéis, hace pocos días fue mi cumpleaños y me regalaron el tan hablado iPad de Apple, una sorpresa grandísima, ya que no me lo esperaba pues hacía sólo 6 días desde su lanzamiento y se habla por la red que está completamente agotado en españa. Encima cayó el modelo de 64GB + 3G, vamos que cuando abrí el paquete me quede tal que así O_O.
Ya había leído sobre las posibilidades de los juegos de mesa con este dispositivo, y las confirmo. Asi que abro una nueva sección en el blog en la que comentaré juegos que tienen su homólogo real y que han sido adaptados a iPad. Además contabilizaré las partidas que vayamos jugando en este dispositivo como hago con los otros juegos porque es lo más parecido a un juego de mesa que he visto nunca en un cacharro electrónico.

Vista del tablero, igualico que el de su hermano de caja

Nos estrenamos con un Smallworld para iPad, una de las primeras aplicaciones que he comprado para el bicho, como no. El juego, por ahora exclusivo para dos jugadores reales (es decir no hay IA, pero ya dicen que la implementarán en una actualización gratuíta este mismo Junio), es exactamente igual que su hermano de caja. Una partida introductoria, ya que ni Yak ni yo habíamos jugado nunca, en la que nos dimos brea para dar y regalar. Jugábamos sin saber muy bien de que iban las habilidades, pero ya empezamos a ver las posibilidades tácticas de estas. Además el juego invita a machacar a tu adversario en cada turno.

Pantalla de eleción de razas con las habilidades explicadas a la derecha

A Yak, que era primerizo en esto de las pantallas capacitivas, le costó un poco hacerse con el tema táctil. Tendemos a apretar y a la pantalla le da lo mismo cuanto aprietas, porque no funciona así, es una cuestión eléctrica (infinitamente mas sensibles, y lo digo por años de experiencia). Así que es importante que la yema del dedo (y no la uña) sea la que toque bien la pantalla. Pero bueno, en cinco minutos ya estaba mandando sus hordas de goblins contra mi perfectamente, así que creo que lo tiene controlado xD.

Lo mejor de todo esto es que la partida la jugamos mientras nos tomábamos el cortado de la mañana en el bar, lo que da una idea de las grandes posibilidades lúdicas de este aparato. Por lo transportable, porque no tardas nada en montar la partida y porque recoges y te vás tan rápido como has llegado. Ha sido la primera, pero esta claro que no será la última.

1 comentario:

Alejandro Ramos dijo...

$mode_envidia = on;
print "me caes mal";
$mode envidia = off;

Publicar un comentario